Informe de Sostenibilidad 2016
Cómo crecer en los próximos cien años
Estadísticas

Cómo crecer en los próximos cien años

La caña de azúcar es uno de los mayores transformadores naturales del sol en energía. Es la planta energéticamente más eficiente que se conoce. En Ledesma trabajamos cada día para estar a su altura. Innovamos para generar más y mejores productos con el menor impacto y desperdicio. 

En la Chacra Experimental Santa Rosa, la única institución privada de investigación en caña de América Latina, buscamos desarrollar las mejores variedades para cada ambiente. Fuimos pioneros en el país en cosechar la caña en verde, evitando el humo de las quemas típicas de esta zafra, y de manera mecanizada, para que el trabajo rudo lo hicieran máquinas y no personas. 

De la caña, sólo alrededor del 10% es azúcar. El resto del tallo es lo que tradicionalmente los ingenios destinaron a calderas para generar el vapor y la electricidad necesarios para producir azúcar y alcohol. 

En Ledesma evaluamos constantemente cómo aprovechar mejor la caña, y lo logramos cada vez más. Al molerla, extraemos sus jugos, que procesamos para obtener azúcar y alcohol. Con el alcohol, además de abastecer a diversas industrias, hacemos bioetanol, el biocombustible con el que se mezclan las naftas en todo el país, lo que permite ahorrar energía no renovable y divisas —porque se sustituyen importaciones de petróleo—, y mejorar la calidad de las emisiones. 

Hace más de cincuenta años que destinamos un volumen cada vez más sustancial de los residuos de la molienda de caña de azúcar para producir papel, con lo que logramos diversificarnos, desestacionalizar la producción trabajando todo el año y agregar más valor local a la caña. 

El 10% de esas fibras, que no sirven para papel, así como la médula de la caña que devuelve el proceso papelero, se envían a las calderas de biomasa, junto con las 7 u 8 toneladas de hojas que juntamos por hectárea tras la cosecha mecanizada en verde, y chips de madera de eucaliptus que plantamos específicamente con esa finalidad. 

Con todo ello, conseguimos que la mitad de la energía que consumimos hoy en todo nuestro complejo industrial de Jujuy sea renovable, y aspiramos a ampliar gradualmente ese porcentaje. Además, con los residuos finales del proceso industrial, producimos fertilizantes que empleamos en nuestras fincas para nutrir las plantaciones y mantener los suelos.

El mismo criterio de máximo aprovechamiento con sustentabilidad económica, social y ambiental empleamos en los demás negocios que fuimos encarando: la producción de cítricos y derivados del maíz, la agricultura, la ganadería.

Producir cuidando los recursos es caro: requiere mucho tiempo y dinero en investigación, pruebas, análisis, ajustes. Hoy el público no recompensa ese trabajo pagando un diferencial de precio. Pero no tenemos opción. Como empresa centenaria, sabemos que un crecimiento no es duradero si no se afirma en raíces sólidas, y eso incluye el cuidado del ambiente, de los recursos, de nuestra gente. Somos una empresa grande y ello nos coloca en un lugar de mayor responsabilidad, de abrir el camino y dar el ejemplo. Aceptamos el desafío, es nuestra filosofía de trabajo.

Negocios y clientes
Ubicación y datos de contacto
Ledesma desarrollado por massolo y