Informe de Sostenibilidad 2016
Estadísticas

YUNGAS ARGENTINAS, RESERVA DE BIÓSFERA

El nombre yungas, del quechua yunkas, designa una ecorregión única en el mundo, que se extiende sobre el lado oriental de los Andes, desde el norte de Perú hasta el norte de la Argentina. De desniveles abruptos, las yungas incluyen tres subregiones según la altitud: la selva pedemontana, la selva montana y el bosque montano.

En 2002, las yungas argentinas fueron incorporadas al programa El Hombre y la Biósfera (MAB) de la Unesco como Reserva de Biósfera, esto es, uno de los sitios que ilustran la biodiversidad del planeta y cómo las personas pueden habitarlos de manera sostenible.

Las reservas de biósfera se caracterizan no por ser áreas absolutamente protegidas, como los parques nacionales, sino por albergar comunidades que viven de actividades económicas sustentables sin poner en peligro el valor ecológico del lugar. Los servicios ecosistémicos que presentan las reservas de biósfera son fundamentales: de provisión (de diversidad genética, agua, etc.), de regulación (del clima, la calidad del agua, el control de erosión), culturales (como turismo y recreación) y de soporte (de suelos, producción primaria y demás).

Así, se trata de las primeras experiencias que proponen formas de gestión participativa del territorio, apuntando a que sean las poblaciones locales y originarias las que gestionen los recursos en base a las identidades de sus comunidades, fomentando la apropiación y la puesta en marcha de un desarrollo socioeconómico sustentable.

La Reserva de Biósfera de las Yungas (RBYungas) abarca 1,35 millón de hectáreas y es transprovincial, ya que pertenece a Jujuy y Salta. Con una enorme biodiversidad, cumple un servicio de captación de agua fundamental para todas las actividades de la región. 

2/3
de las hectáreas de Ledesma están clasificadas como áreas en conservación
50%
de la biodiversidad del país se encuentra en las yungas, que comprenden el 2% de su superficie continental

PAISAJE PRODUCTIVO PROTEGIDO, UN CONCEPTO INNOVADOR

En línea con el concepto de Reserva de Biósfera, en Ledesma desarrollamos el programa Paisaje Productivo Protegido, junto con la Fundación ProYungas. Esta iniciativa postula que la actividad económica que se desarrolla en el área de un ecosistema natural es, en lugar de una amenaza, lo que garantiza su preservación, y se apoya en la planificación territorial y el monitoreo de la biodiversidad. La caza furtiva de especies vulnerables, la tala para extracción ilegal de madera y el uso irresponsable del fuego son los peligros que más amenazan a esta región. 

Tenemos siete puestos asignados a la vigilancia permanente del amplio territorio de sectores nativos de Ledesma, algunos durante las 24 horas, que se suman a los recursos para evaluación que cada año la compañía asigna a la Gerencia de Medio Ambiente para trabajar en conjunto con la Fundación ProYungas desde hace más de una década.

 

           

PLANIFICACIÓN TERRITORIAL

Para el ordenamiento de nuestro territorio, que fue aprobado por la provincia de Jujuy y avalado por ONG ambientalistas como Vida Silvestre y Greenpeace, recurrimos a la colaboración de la Fundación ProYungas.

De allí surgió que, de las 157.000 hectáreas que tenemos en Jujuy, 61.000 son las que pueden tener un uso productivo máximo. 

A partir de entonces, encaramos un plan de evaluación permanente de la diversidad de la fauna y flora autóctonas en cada área de alta valoración ambiental, así como estimaciones de la movilidad y usos de mamíferos y aves en las áreas transformadas. 

MONITOREOS DE BIODIVERSIDAD

La salud de los ecosistemas naturales y el modo en que interactúan con ambientes productivos pueden evaluarse analizando la biodiversidad a lo largo del tiempo. Durante el último ejercicio, se desarrollaron campañas de monitoreo con cámaras sensibles al calor y el movimiento en bosques nativos, en fincas de cítricos y en las escaleras que construimos en canales de riego para que sirvieran de salida a los animales que pudieran caer, además de facilitarles beber agua. En 35 cámaras se muestrearon 16 especies en canales y 15 en plantaciones de cítricos. 

Por otro lado, durante el último ejercicio se realizó una campaña de campo para estudiar la dinámica de las poblaciones de peces en la cuenca del río San Lorenzo con el fin de iniciar una línea de base para el monitoreo de la biodiversidad asociada a ambientes riparios. En cuatro estaciones de muestreo se registraron 30 especies.

Los resultados revelan año tras año una fauna y flora diversas, al punto que las vastas áreas bajo conservación de Ledesma resultan las más preservadas de la región. Que esto sea así guarda necesaria relación con la vecindad de una actividad productiva responsable, que también genera los recursos para garantizar el cuidado del ambiente que
la rodea y para relevar información valiosa sobre él.

 

Especie

Conservación en Argentina

Agutí

Preocupación menor

Carpincho

Casi amenazada

Coatí

Casi amenazada

Comadrejita colorada

Preocupación menor

Comadreja común u overa

Preocupación menor

Corzuela Colorada

Casi amenazada

Corzuela parda

Preocupación menor

Gato montés

Casi amenazada

Gualacate

Preocupación menor

Hurón mayor

Vulnerable

Hurón menor

Preocupación menor

Margay

Vulnerable

Mayuato

Vulnerable

Mulita grande

Preocupación menor

Ocelote

Vulnerable

Oso Hormiguero

Vulnerable

Oso Melero

Casi amenazado

Pecarí de collar

Preocupación menor

Puma

Casi amenazada

Quirquincho bola

Preocupación menor

Tapir

En peligro

Tirica

Vulnerable

Yaguareté

En peligro

Yaguarundí

Casi amenazada

Zorro de monte

Casi amenazada

Zorro pampa

Preocupación menor

RESTAURACIÓN AMBIENTAL DE SAUZALITO

En 2013 creamos la Reserva Privada Sauzalito, sobre unas 4.000 hectáreas. En 2015, esta franja de bosque que conecta el Parque Nacional Calilegua con las Serranías de Santa Bárbara fue impactada por un gran incendio que afectó la fisonomía del bosque. Durante el último ejercicio iniciamos un plan específico para la restauración ambiental de Sauzalito, que consistió en la instalación de cuatro parcelas de enriquecimiento para recuperar el bosque con plantines de especies nativas.

ARBORETUM CALILEGUA

Una de las premisas de nuestro trabajo es que las acciones de cuidado del medio ambiente que se desarrollan inducen su valoración. Es por esto que apostamos a difundir la riqueza de las yungas de diversas maneras, desde materiales de comunicación hasta impulsando el turismo. 

En el último año tuvimos el placer de dar un gran paso en ese sentido. Como celebración de los diez años de relación con ProYungas, presentamos el libro Arboretum Calilegua, que constituye un relevamiento minucioso de las especies de árboles nativos y exóticos del Noroeste Argentino. Además, este libro que nos llena de orgullo presenta una breve historia de cómo arribaron tempranamente ciertas especies exóticas con fines productivos al valle del río San Lorenzo, con la llegada de los jesuitas a mediados del siglo XVIII, como el café, el banano, el mango o la palta, así como luego otras para uso ornamental. 

También relata cómo se fue formando a través de distintas generaciones de propietarios el Arboretum Calilegua, en una de las propiedades de Ledesma, la Sala Calilegua. Los árboles implantados allí eran todos exóticos, hasta que, en 2003, Carlos Pedro Blaquier, entonces presidente de la compañía, decidió incorporar especies nativas. Lo hizo aceptando la opinión del ingeniero Roberto Neumann, a quien le confió el proyecto y está dedicado el libro, y destinó 11 hectáreas, donde antes había caña de azúcar, para concretarlo. Gracias a ellos, hasta ahora se han incorporado 45 especies nativas al predio.

Hoy, el Arboretum Calilegua cuenta con 30 hectáreas con más de 165 especies arbóreas, y constituye la colección de árboles más importantes del NOA y posiblemente del país. 

SUMAMOS 1.500 HECTÁREAS A LA RESERVA NATURAL EN ENTRE RÍOS

A través de un convenio con la Dirección de Recursos Naturales de la provincia de Entre Ríos, agregamos 1.500 hectáreas a las 4.000 que ya manteníamos como área natural protegida en Centella.

Nos comprometimos, entre otras acciones, a conservar la fauna y flora, a controlar la invasión de plagas exóticas, a enriquecer con especies vegetales naturalizadas, a evitar la caza y la pesca furtivas, y a abrir y mantener caminos en los corredores faunísticos en 5.500 hectáreas de la provincia, mediante un plan de manejo elaborado por un equipo de técnicos especializados.  

JUJUY APROBÓ NUESTRO PLAN DE CONSERVACIÓN DE BOSQUES

En 2007, a partir de la Ley 26.331, de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos, las provincias debían presentar a la Nación una zonificación de su territorio en función del grado de conservación de sus bosques naturales, clasificándolos en tres categorías: áreas de muy alto valor de conservación que no deben transformarse, áreas de valor intermedio que pueden desarrollar actividades productivas limitadas y sectores de bajo valor de conservación, que pueden transformarse parcial o totalmente, siempre dentro de las leyes.

Nuestro plan de conservación de bosques fue aprobado por la provincia de Jujuy, lo que nos permitió ser adjudicatarios de los fondos previstos en la Ley de Presupuestos Mínimos en concepto de servicios ambientales.

Medioambiente
Ubicación y datos de contacto
Ledesma desarrollado por massolo y